¿Qué es el incidentaloma de la glándula suprarrenal?

El término "incidentaloma" proviene del inglés incidental, que significa "aleatorio" o "repentino". Este es el nombre de un tumor que no se manifiesta, es asintomático y se descubre por casualidad. Dichas neoplasias también se diagnostican en la región suprarrenal, en 98% de las cuales son tumores inactivos con hormonas.

Según las estadísticas, la detección de estos tumores durante toda la vida es de solo 5-19%, el 81-95% restante de las personas con neoplasias suprarrenales benignas ni siquiera son conscientes de la existencia de tal patología. Entre los habitantes de Rusia, en 5-10 de cada 1000 casos con tomografía computarizada o por resonancia magnética de la cavidad abdominal y el espacio retroperitoneal, se detectan lesiones de todo tipo de masa suprarrenal.

De nuestro artículo, aprenderá sobre por qué aparece el incidentaloma de este órgano, en qué tipos se dividen sus médicos clínicos, sobre los síntomas, los principios de diagnóstico y el tratamiento de esta patología.

Causas y mecanismo de la enfermedad.

Las causas de esta patología son aún desconocidas para los científicos. Probablemente, bajo la influencia de cualquier factor adverso en el cuerpo, se alteran los procesos de regulación hormonal, lo que conduce a la hiperplasia de la corteza suprarrenal.También puede estar asociado con trastornos del metabolismo de las grasas en el cuerpo de personas que sufren de hipertensión.

Principios de diagnostico

Cuando se establece el hecho de la presencia de un tumor, para determinar su ubicación exacta, tamaño, estructura y otras características, al paciente se le prescribe un examen.

Al recolectar la anamnesis, el médico prestará especial atención a la pregunta de si el paciente tiene hipertensión arterial y las características de su curso (especialmente alertará a su presión, que no es susceptible de tratamiento con medicamentos antihipertensivos estándar). La información sobre la presencia en el cuerpo del paciente de neoplasias malignas de una ubicación diferente (especialmente las glándulas mamarias y tiroides, pulmones, riñones, piel) también es importante aquí: estos tumores a menudo metastatizan a la glándula suprarrenal.

El paciente deberá realizar las siguientes pruebas de laboratorio:

  • determinar la cantidad de cortisol libre que se excreta en la orina por día;
  • determinar la cantidad en la orina diaria de meta y normetanefrin;
  • con presión arterial alta: para determinar el contenido de renina y aldosterona en la sangre;
  • realizar una pequeña prueba de Liddle de dexametasona.

El diagnóstico instrumental en caso de incidente de la glándula suprarrenal puede incluir los siguientes estudios:

  • Ultrasonido de los órganos retroperitoneales (permite detectar un tumor de más de 1,5 cm de tamaño, evaluando su tamaño, forma y estructura de eco; por medio de él, es posible distinguir un quiste de un tumor sólido para diagnosticar los focos de descomposición inherentes en tumores malignos)
  • Imágenes de resonancia magnética o computarizada de las glándulas suprarrenales (método de elección tanto en términos de diagnóstico como en la observación del paciente a lo largo del tiempo).
  • Escintigrafía suprarrenal (en algunos casos puede utilizarse para determinar el tipo de neoplasia, ya que la sustancia radiactiva que se inyecta en el órgano se acumula de manera diferente en tejidos de diferente estructura y densidad).
  • Punción de una neoplasia con biopsia posterior (realizada bajo el control de al menos ecografía, o mejor tomografía computarizada; el material obtenido está sujeto a examen histológico). Desafortunadamente, utilizando este método es imposible distinguir un adenoma benigno de una neoplasia maligna, ya que es imposible determinar cuánto ha crecido el tumor en los vasos y la cápsula, y son estos datos los que caracterizan su malignidad.Se utiliza según indicaciones estrictas y exclusivamente después de todos los estudios hormonales necesarios. Puede complicarse por neumotórax o sangrado. Llevada a cabo con feocromocitoma, esta manipulación puede provocar una crisis de catecolamina, lo que lleva a la muerte del paciente. Por lo tanto, en caso de sospecha de esta patología, la biopsia por punción debe realizarse con mucho cuidado.

Un tumor maligno de la glándula suprarrenal como regla general:

  • Tiene grandes dimensiones de más de 3 cm de diámetro;
  • heterogénea en su estructura (en una tomografía o ecografía de áreas del tumor con densidad alta y baja);
  • Incrementa en tamaño, cambia su estructura y claridad de contornos en el proceso de crecimiento, en el estudio en dinámica.

Principios de tratamiento

Las tácticas de tratamiento de los incidentalomas varían ampliamente según el tamaño y el tipo de tumor. Lo más difícil es decidir las tácticas en presencia de una formación similar a un tumor de tamaño mediano en la glándula suprarrenal: de 2 a 5 cm de diámetro (el principal problema es que no es fácil descubrir si es maligno o tiene un curso benigno).Si el tamaño del tumor supera los 6 cm, es necesaria la intervención quirúrgica. Los tumores con un diámetro de 3 cm o menos, como regla, están sujetos a observación en dinámica.

El volumen y el método de intervención quirúrgica dependen de la naturaleza del tumor, su actividad hormonal y su tamaño.

La operación se realiza en el caso de un tamaño de tumor de más de 5-6 cm, un aumento con el tiempo, y también cuando se detecta su actividad hormonal durante el proceso de diagnóstico.

Como regla general, se realiza una suprarrenalectomía unilateral o bilateral (extirpación de la glándula suprarrenal con el tumor).

Si la naturaleza maligna del tumor se confirma posteriormente, se realiza quimioterapia y / o radioterapia.

La observación dinámica incluye ecografía de la cavidad abdominal y espacio retroperitoneal, que se realiza una vez en seis meses, imágenes de resonancia magnética o computarizada, realizadas después de 1, 2 y 5 años, así como la determinación de la actividad hormonal del neoplasma.


Conclusión

El diagnóstico de la glándula suprarrenal incidental se realiza de forma bastante accidental, cuando en el proceso de examen por cualquier otro motivo, aparece repentinamente un nuevo crecimiento en el área de este órgano, que hasta ahora ha sido asintomático.Bajo este término, varios tumores de su estructura pueden estar ocultos, pero si no hay manifestaciones clínicas de ellos, la neoplasia se diagnostica por casualidad.

Las tácticas de tratamiento de esta patología varían desde la observación dinámica de tumores pequeños hasta la extirpación quirúrgica de la glándula suprarrenal: formaciones de gran diámetro. La pregunta acerca de los tumores de 3-5 cm de tamaño es ambigua: las tácticas de tratamiento en este caso se determinan individualmente, dependiendo del grado de malignidad del tumor.

El pronóstico incidental también es ambiguo. En la mayoría de los casos, una persona vive su vida sin siquiera saber acerca de esta patología y muere de una enfermedad completamente diferente. Sin embargo, a veces, en el caso de la naturaleza maligna del tumor, el pronóstico es desfavorable: la enfermedad requiere un tratamiento prolongado, que no siempre termina con éxito.

Cual medico contactar

Si durante el examen por otro motivo, el paciente tiene una glándula suprarrenal, debe consultarse a un endocrinólogo. En caso de presión arterial alta, también debe comunicarse con su cardiólogo.

Mira el video: Suprarrenales: Incidentaloma

Deja Tu Comentario