Síndrome de silla turca vacía: causas, síntomas, tratamiento

La silla turca es una formación anatómica en el hueso esfenoides, una forma peculiar, análoga al nombre. En su centro hay una depresión, la fosa hipofisaria, en la que se encuentra el importante órgano endocrino, la glándula pituitaria. Separa la fosa pituitaria del espacio subaracnoideo del llamado diafragma de la silla de montar turca, representado por la duramadre. Tiene un agujero que permite que el tallo hipofisario pase a través de él, que conecta esta estructura cerebral con otra, el hipotálamo.

Existe una condición patológica en la que las membranas del cerebro se abultan (prolabiruyut) en la fosa pituitaria, comprimiendo la glándula pituitaria. Se extiende sobre la silla, que se manifiesta por un complejo de trastornos neurológicos, oftálmicos y neuroendocrinos. Es esta patología que se llama el síndrome de silla de montar turca vacía. En nuestro artículo se tratará sobre por qué ocurre y cómo se manifiesta, así como los principios de diagnóstico y tratamiento de este complejo de síntomas. Pero primero nos gustaría darle algo de información histórica.

Tipos de patologia

Clasifique esta condición patológica, dependiendo de los factores que la causaron. Asignar formas primarias y secundarias.La primaria surge por sí misma, sin las enfermedades hipofisarias que la preceden. La secundaria puede deberse a:

  • hemorragias en el tumor hipofisario;
  • tratamiento inmediato, radioterapia o medicamentos de ciertas enfermedades de la glándula pituitaria;
  • Procesos infecciosos en el sistema nervioso central.

Los síntomas

 

Las manifestaciones clínicas del síndrome de silla de montar turca vacía son irregulares: algunos síntomas son reemplazados periódicamente por otros.

Por parte del sistema nervioso tales trastornos son posibles:

  1. Dolor de cabeza Este es el síntoma más común de esta patología. Sin embargo, no tiene ciertas características. Su intensidad varía de leve a severa, de duración: desde paroxística hasta casi constante. La localización clara del dolor también está ausente.
  2. Trastornos vegetativos. Los pacientes pueden quejarse de:
  • gotas en la presión arterial;
  • inicio repentino de escalofríos;
  • sensación de falta de aliento y falta de aliento;
  • ansiedad y miedo;
  • un aumento de la temperatura corporal a valores subfebriles (por regla general, no más de 37.5–37.6 ° C) no asociado con ninguna patología somática o infecciosa;
  • Dolores de naturaleza espástica en el abdomen o extremidades;
  • Mareos hasta la pérdida de conciencia a corto plazo.

3. Irritabilidad, labilidad mental, menor interés en la vida.

Los trastornos del sistema endocrino se asocian con una producción deficiente (aumentada o disminuida) de cualquier hormona pituitaria. Puede ser:

 

  • hiperprolactinemia (la liberación de una gran cantidad de prolactina, conduce a trastornos en la esfera sexual tanto en mujeres como en hombres);
  • acromegalia (asociada con el aumento de la síntesis de la hormona del crecimiento);
  • Enfermedad de Itsenko-Cushing (una consecuencia de la secreción excesiva de hormona adrenocorticotrópica por las células hipofisarias);
  • diabetes insípida (ocurre cuando hay una deficiencia de vasopresina secretada por las células del hipotálamo, o es una consecuencia de una violación del proceso de excreción de la pituitaria a la sangre);
  • síndrome metabólico;
  • hipopituitarismo - parcial o total (reducción de la secreción de una o varias hormonas hipofisarias a la vez).

Los trastornos del órgano de la visión dependen del grado de alteración del suministro de sangre a los nervios ópticos y de la circulación del líquido cefalorraquídeo en los espacios aracnoideos.Un paciente puede experimentar:

  • dolor detrás del globo ocular de intensidad variable, acompañado de visión doble, desgarro, visión borrosa del campo de visión, destellos (fotopsias);
  • patología de los campos visuales (manchas negras en ellos (escotomas), pérdida de la mitad (hemianopsia));
  • disminución de la agudeza visual (el paciente simplemente nota que de repente comenzó a ver peor);
  • Inflamación y enrojecimiento de la cabeza del nervio óptico, detectada por un oftalmólogo durante la oftalmoscopia.

Principios de diagnostico

El proceso de diagnóstico incluye 3 etapas:

  • la colección del médico de las quejas de los pacientes, los datos de la anamnesis y su examen objetivo (en esta etapa, como norma, se establece un diagnóstico preliminar);
  • pruebas de laboratorio;
  • Diagnóstico instrumental.

Considere cada uno de ellos con más detalle.

Quejas, antecedentes, examen objetivo.

Es posible sospechar el síndrome primario de una silla turca vacía si hay una lesión cerebral traumática en la historia de la paciente, especialmente en pacientes femeninas: un gran número de embarazos, el uso prolongado de medicamentos anticonceptivos hormonales.

Al presionar al médico para que piense acerca de esta patología de naturaleza secundaria, ayudará a obtener información sobre los tumores hipofisarios que existían anteriormente, sobre qué intervención neuroquirúrgica se realizó o se prescribió la radioterapia.

Objetivamente, se pueden detectar signos de las afecciones y enfermedades descritas en la sección anterior.

Diagnóstico de laboratorio

Aquí, es importante realizar un análisis de sangre para determinar el nivel de una u otra hormona pituitaria, cuyos signos de violación se producen en un paciente en particular (prolactina, ACTH, somatotropina y otros).

Llamamos la atención del lector sobre el hecho de que los trastornos hormonales no siempre acompañan a esta patología, por lo que el nivel normal en la sangre de cada una de las hormonas secretadas por la glándula pituitaria no excluye el diagnóstico de este síndrome.

Métodos de diagnóstico instrumental.

MRI proporciona al médico información importante sobre el estado del área de silla turca.

Los más importantes aquí son los métodos de imagen - imagen de resonancia magnética o computarizada, y el segundo de estos métodos tiene ventajas significativas sobre el primero.

Las imágenes muestran la siguiente imagen: en la cavidad de la silla turca hay licor; glándula pituitaria significativamente reducida en tamaño vertical (3 mm o menos),tiene una forma irregular (aplanada), desplazada a la pared posterior o la parte inferior de la silla de montar.

La resonancia magnética también puede detectar signos indirectos de aumento de la presión intracraneal: la expansión de los ventrículos del cerebro y otros espacios que contienen líquido cefalorraquídeo.

De los métodos de diagnóstico que son más accesibles al público, es posible observar la radiografía dirigida del área de silla turca. La imagen mostrará una disminución en el tamaño de la glándula pituitaria y la cavidad de la silla de montar, respectivamente, aparecerá vacía. Sin embargo, las posibilidades de este método de investigación no nos permiten establecer de manera confiable la presencia o ausencia del síndrome de silla de montar turca vacía.


Tácticas de tratamiento

El propósito de las medidas terapéuticas es la corrección de trastornos del sistema nervioso, endocrino y del órgano de visión. Dependiendo de las características de la patología en un paciente en particular, se le puede recomendar tratamiento médico o intervención quirúrgica.

Si el síndrome de la silla turca se descubre por casualidad, no muestra ningún síntoma, no causa molestias al paciente, en este caso no requiere tratamiento.Dichos pacientes deben ser monitoreados y examinados periódicamente para que el médico pueda detectar a tiempo un posible deterioro de su condición.


Tratamiento de drogas

  • Con los trastornos hormonales confirmados en el laboratorio en forma de deficiencia en la sangre de las hormonas individuales, se administra una terapia de reemplazo hormonal: la sustancia faltante se introduce en el cuerpo desde el exterior.
  • Si se presentan síntomas de trastornos autonómicos, se prescribe al paciente un tratamiento sintomático (sedantes, disminución de la presión arterial, analgésicos y otros medicamentos).

La hipertensión intracraneal no está sujeta a corrección con medicamentos, sino que pasará por sí sola una vez que se haya eliminado la causa.

Tratamiento quirurgico

En algunas situaciones clínicas, sin la intervención de un neurocirujano, por desgracia, no es posible hacerlo. Las indicaciones para la cirugía son:

  • hundimiento del quiasma óptico en la abertura dilatada del diafragma, acompañado por compresión;
  • fuga de líquido cefalorraquídeo (LCR) a través del fondo adelgazado de la silla turca; Este síntoma se denomina "licor" y se manifiesta clínicamente por la expiración de un líquido incoloro (ese licor) de las fosas nasales del paciente.

En el primer caso, la fijación transesfenoidal del quiasma óptico (quiasma) se lleva a cabo, de esta manera se elimina mediante la compresión y la flacidez.

Para eliminar el líquido cefalorraquídeo, realice el sillín turco de taponamiento muscular.

Conclusión

El síndrome de silla turca vacía es una patología que ocurre en casi el 10% de la población de nuestro planeta.

En algunos, es asintomático y se encuentra solo después de la muerte, en la autopsia. En otros, tampoco se manifiesta y se diagnostica completamente por casualidad, al realizar una investigación sobre una enfermedad diferente. En el tercero (son menos afortunados), el síndrome de la silla turca se acompaña de un complejo de síntomas diversos y variables que a menudo empeoran significativamente su calidad de vida.

El estándar de diagnóstico es la resonancia magnética. Otros métodos de investigación no permiten juzgar con alta certeza si el paciente tiene esta patología o no.

Las tácticas de tratamiento, según las características del curso de la enfermedad, varían desde la observación dinámica hasta el tratamiento médico e incluso la intervención quirúrgica.El pronóstico también es ambiguo: algunos pacientes viven felices para siempre, incluso sin darse cuenta de la existencia de tal patología, otros sienten incomodidad en relación con ella y se ven obligados a tomar medicamentos constantemente.


Cual medico contactar

Si experimenta dolores de cabeza persistentes y anomalías en los órganos internos, especialmente el aumento de peso, la hipertensión y la pérdida de la visión, debe comunicarse con un neurólogo. Se requiere la consulta del endocrinólogo y el estudio de los antecedentes hormonales. Un oftalmólogo examina a un paciente para diagnosticar el daño del nervio óptico. Si es necesario, una operación neuroquirúrgica.

Clínica de investigación "MedHalp", una película informativa sobre el tema "Síndrome de silla de montar turca vacía":

Mira el video: Síndrome de la silla turca vacía. Que Es, Sintomas Y Causas

Deja Tu Comentario