Organización de paseos al aire libre para enfermos graves.

La organización de caminatas al aire libre para pacientes gravemente enfermos puede ir acompañada de muchos problemas tanto para la persona con capacidades limitadas como para su entorno. En este artículo, le daremos las respuestas a las preguntas que a menudo surgen en las personas que cuidan a dichos pacientes.

¿Qué otros parámetros de los pañales deben ser considerados?

Una vez definido el tamaño del pañal, debe prestar atención a sus características, tales como:

  1. Material El producto debe estar hecho de un material suave y transpirable (transpirable) que no irrite la piel del paciente, ya que de lo contrario el cuerpo puede aparecer frotando e incluso rayando, causando molestias. Pueden infectarse y dar al paciente problemas y desperdicios adicionales. Y la retención de humedad dentro del pañal puede provocar una erupción del pañal y favorece la aparición de úlceras por presión.
  2. La presencia de stickies. El cierre de velcro es importante para cualquier paciente con capacidades motoras limitadas, ya que estos productos son más fáciles de poner y quitar.
  3. Sigilo Muchos pacientes sienten una incomodidad moral por el hecho de que el pañal se arruga debajo de la ropa o es demasiado notable para otros visualmente.Eliminar estos obstáculos ayudará a los productos que se seleccionan con precisión en tamaño y están hechos de material suave y silencioso, y la ropa de este estilo, que ayuda a ocultar la presencia de un pañal debajo de él.
  4. Confiabilidad La sensación de que el pañal no dejará caer al paciente en un lugar lleno de gente ayudará a que la caminata o el pasatiempo del paciente sea más cómodo. Para superar este obstáculo, puede usar un relleno adicional entre el pañal y la ropa, o tratar de convencer a la persona de la fiabilidad del pañal.

¿Cómo vestir a un paciente según el clima y su salud?

Una caminata en el aire fresco para una persona gravemente enferma debe ser cómoda en todos los aspectos, y la selección adecuada de la ropa puede contribuir a esto. Se debe elegir teniendo en cuenta la condición humana, sus preferencias gustativas y las condiciones climáticas.

Para los pacientes gravemente enfermos que pueden caminar de forma independiente, pero experimentan algunas molestias al caminar debido a enfermedades asociadas con el sistema musculoesquelético, es necesario elegir el tamaño o el estilo adecuado. La ropa no debe obstaculizar el movimiento y ser cómoda de usar.Si el paciente usa una silla de ruedas, la parte inferior del armario no debe apretar el cuerpo en una posición sentada.

En algunas enfermedades, una persona tiene una sensación de calor o sudoración. En tales casos, es necesario elegir ropa de un material que absorba bien la humedad y no sobrecaliente el cuerpo del paciente. Para protegerse contra el viento, puede llevar un chal o una manta cuyo uso ayudará a eliminar las sensaciones incómodas y evitará el desarrollo de miositis, flebitis o artritis.

Si una persona gravemente enferma sufre una insuficiencia circulatoria (por ejemplo, en las extremidades después de una lesión o un derrame cerebral), esta parte del cuerpo del paciente se debe usar con más calor o con medios adicionales (ropa térmica, calcetines, guantes, manta o manta). Si necesita estar en una silla de ruedas, no debe olvidar la posible aparición de úlceras por presión. Para ello, en los lugares de contacto del vehículo con la carrocería, debe utilizar dispositivos adicionales en forma de rodillos, almohadas especiales o ruedas inflables.

Una persona gravemente enferma debe elegir la ropa, cuidando sus preferencias gustativas. El color y el estilo de las cosas pueden afectar la condición del paciente, porqueLas experiencias morales derivadas del uso de ropa pueden empeorar el estado general de salud. La gama de ropa moderna del mercado es amplia y todos pueden encontrar uno u otro modelo, guiados por su propio gusto.

¿Cómo pensar en la ruta del paseo?

Caminar debe ser útil y seguro para el paciente.

Saliendo a caminar con un paciente gravemente enfermo, debe pensar en la ruta de su movimiento. Debe entregar el interés a la persona que padece la enfermedad y estar seguro para él.

Si el estado de salud lo permite y se planea una caminata en la naturaleza, es necesario tener en cuenta la posibilidad de transportar al paciente a este lugar por carretera y su regreso oportuno a casa. Y en el caso de una caminata cerca de casa, uno no debe olvidar la distancia que una persona puede superar sin dañar la salud.

Algunos pacientes que están en casa durante mucho tiempo no tienen suficiente comunicación con otras personas. Esta situación puede tener un impacto negativo en la condición del paciente. En tales casos, la ruta a pie se puede planificar teniendo en cuenta la posibilidad de visitar una tienda, un cine, una clínica u otro lugar lleno de gente.

Comunicación con un paciente gravemente enfermo durante un paseo.

El estado emocional de una persona gravemente enferma durante una caminata puede contribuir en gran medida a mejorar el bienestar general. Por lo tanto, antes de que se realice, la persona que acompaña al paciente debe ocuparse del tema de conversación con el paciente o una actividad que pueda distraerlo de pensamientos graves sobre la enfermedad u otros problemas relacionados.

El tema de la conversación puede seleccionarse teniendo en cuenta los pasatiempos, pasatiempos o la profesión del paciente, si no están asociados con la aparición de la enfermedad. La comunicación debe tener lugar de manera positiva con un ojo en lo positivo. En algunos casos, el paciente puede beneficiarse de la participación en actividades sociales que sea factible para él. Esto puede ser asistir a seminarios que se realizan en las calles o en áreas de parques, ayudando a vecinos, familiares o amigos. Tales reuniones con personas de ideas afines pueden inspirar al paciente a recuperarse y hacerle olvidar los problemas causados ‚Äč‚Äčpor la enfermedad.

Durante una caminata al aire libre, una persona cuya condición de salud le permite participar en un pasatiempo puede hacer lo que quiera. Artesanía, modelado, juegos de mesa, solución de crucigramas, juegos de deportes: todas estas actividades ayudarán no solo a mejorar la salud, sino también a mejorar los antecedentes emocionales del paciente.

Para algunos pacientes gravemente enfermos, la enfermedad se vuelve tan importante que pueden brindar toda la asistencia posible a otras personas afectadas por esta enfermedad al compartir sus propias experiencias. Tales actividades les dan un sentido de la necesidad de su presencia, llenan sus vidas con sentido y distraen de las experiencias dolorosas sobre su salud.


Cual medico contactar

Para organizar adecuadamente la atención de pacientes gravemente enfermos, incluidos los paseos, es necesario interactuar con un terapeuta o médico de familia, un psicólogo médico y un trabajador social. Es necesario no solo querer ayudar al paciente, sino también saber qué se necesita hacer. Desarrollar un programa de rehabilitación ayudará al especialista especialista que vigila al paciente en la clínica. Esto puede ser un neurólogo, cardiólogo o traumatólogo dependiendo de la enfermedad.

Mira el video: Piezas Disparadas. Papel cr√≠tico. Campa√Īa 2, Episodio 4

Deja Tu Comentario